Primera etapa del síndrome del cuidador afecta a 90% de cuidadores

Jue, 08 Nov 2018 - 14:06 -- Comunicación Social
Este síndrome se caracteriza por el estado crónico de agotamiento físico y emocional en las personas que cuidan de un paciente

En el marco del 6º Congreso Nacional de Medicina, la doctora Karla Mirella Meillón Isáis dictó la conferencia Síndrome del cuidador, en la que detalló el padecimiento de muchas personas que se dedican a cuidar de un paciente durante un tiempo prolongado, así como las medidas que los médicos deben considerar ante esta situación.
 
De acuerdo con la doctora Meillón, el síndrome del cuidador es el “estado crónico de agotamiento físico y emocional de una persona que cuida a un paciente”, y hasta el 90% de los cuidadores sufre por lo menos la primera fase del síndrome, lo cual “es muy importante pero poco reconocido. Debemos estar bien enterados de qué es lo que suele pasar cuando hay alguien en casa que cambia el ritmo de vida de quienes lo tienen que cuidar”, comentó. 
 
Las manifestaciones iniciales del síndrome del cuidador son dolores de cabeza, de estómago, ansiedad, depresión y otros que pueden llegar a generalizarse y no asociarse a este padecimiento. Sin embargo, hay otros síntomas que se presentan cuando el cuidador se desatiende para atender al enfermo, y son éstos los que alertan sobre la presencia del síndrome, como agotamiento físico y emocional, depresión, trastornos del sueño, del apetito y del peso, entre otros.  
 
El síndrome consta de tres fases, en la primera es en la que el cuidador asume la responsabilidad de cuidador principal, en la segunda se produce un desajuste entre las excesivas demandas del paciente y los recursos del cuidador, en la tercera hay una reacción al sobreesfuerzo, y es aquí en donde se presentan los síntomas de alarma. Muchos cuidadores acuden al médico y es en este “primer nivel, que nosotros estamos capacitados para decirle a nuestros pacientes: usted tiene sobrecarga porque tiene un enfermo en casa, después de hacerle las preguntas necesarias”, comenta la doctora Meillón.
 
En ocasiones, los cuidadores se sobrecargan tanto que “empieza a haber agresividad e ideas negativas hacia el enfermo, como ‘ojalá que ya se muera’, ‘ojalá que no despierte’, que forman parte de los síntomas, y puede llegar hasta como médicos debemos informarles sobre cómo se van a sentir y que cuando se presenten síntomas de alarma pidan ayuda”. Aunque se le puede recetar al cuidador algún fármaco para tratar los síntomas, es necesario que acuda a terapia psicológica para que tome las herramientas necesarias que le ayuden, junto con su familia si la tiene, a sobrellevar la situación. 
 
La doctora Meillón es egresada del CUSur, realizó una especialidad en medicina familiar en la Universidad de Colima; tiene una maestría en administración de hospitales y servicios de salud por la Universidad Cuauhtémoc, en Aguascalientes; actualmente cursa el diplomado Especialización en los 10 principales motivos de consulta en medicina familiar y trabaja en el área de urgencias en el Hospital General de Zona No. 4, en Tlajomulco de Zúñiga.
 
A t e n t a m e n t e
“Piensa y Trabaja”
Ciudad Guzmán, Jalisco, 08 de noviembre de 2018
 
Texto: Ariana García Partida