Líneas de generación y/o aplicación del conocimiento

LGAC Investigación en Comportamiento Alimentario

La alimentación y la nutrición son funciones fundamentales para el mantenimiento de la vida, sin embargo, para alimentarse y nutrirse debemos emitir numerosas conductas. El estudio del comportamiento alimentario como objeto de estudio incluye todas las respuestas observables y medibles que se relacionan con las acciones que lleva a cabo un sujeto para alimentarse. Por tal motivo, esta línea de investigación ofrece un espacio de reflexión, discusión y encuentro multidisciplinario, que permita abordar la complejidad del fenómeno alimentario tanto teórica como metodológicamente. En este sentido la línea general incluye el trabajo de investigación tanto en humanos y animales para el análisis conceptual, experimental y funcional del comportamiento alimentario. Adicionalmente se incluye la investigación de: 1) fenómenos de aprendizaje, 2) condicionamiento pavloviano y operante, 3) análisis de conductas de búsqueda y obtención de alimento, 4) selección y preferencia de alimentos, 5) actividad física, 6) alimentación y cultura, 7) antropología alimentaria, 8) producción y procesamiento de los alimentos, 9) epidemiología alimentaria, 10) estadística y comportamiento alimentario, 11) legislación y soberanía alimentaria, entre otros.

LGAC Investigación en Nutrición

La nutrición comprende la composición química de los alimentos y su calidad nutritiva, la biodisponibilidad de nutrientes, los hábitos alimentarios y las preferencias alimentarias, así como también la evaluación del estado nutricio (antropométrica, bioquímica, clínica y dietética) en las diferentes etapas de crecimiento y desarrollo y su relación con el estado de salud, así como con la prevención y la presencia de enfermedades asociadas al estado nutricio, por ejemplo las enfermedades crónico-degenerativas y cardiovasculares. En este sentido, la investigación en nutrición que incorpora la maestría en ciencia del comportamiento con orientación en alimentación y nutrición comprende cinco directrices principales: 1) composición nutrimental de los alimentos y biodisponibilidad de nutrientes, 2) hábitos alimentarios, 3) elecciones alimentarias, 4) preferencias por sabores y 5) evaluación del estado nutricio.

El análisis de la composición nutrimental tiene como propósito obtener información respecto al contenido nutricional de alimentos. La biodisponibilidad de nutrientes se refiere a la proporción de un nutriente que un organismo absorbe de los alimentos y que utiliza para las funciones corporales normales. Por su parte, la Norma Oficial Mexicana NOM-043- SSA2-2005 define los hábitos alimentarios como “el conjunto de conductas adquiridas por un individuo, por la repetición de actos en cuanto a la selección, la preparación y el consumo de alimentos”. Los hábitos alimentarios se relacionan principalmente con las características sociales, económicas y culturales de una población o región determinada. La elección de alimentos está influenciada por la necesidad de proporcionar al organismo nutrientes específicos. Día a día el ser humano toma decisiones respecto a la comida; cuándo, qué y la cantidad a comer, así como dónde y con quien hacerlo. Estas decisiones son complejas y pueden modificarse de acuerdo a la experiencia del individuo con los alimentos (placer y aversión), al aprendizaje social, las emociones y la información que se recibe sobre los alimentos. Las preferencias alimentarias se conceptualizan como la elección de un alimento sobre otro, implicando al sentido del gusto para su elección, estas son determinadas por varios estímulos entre ellos el sabor, provocando una percepción sensorial en los individuos. Una de las actividades propias en la investigación en nutrición es la valoración de la situación nutricional de los individuos de manera particular, o bien de los grupos de población en sus diferentes etapas de la vida y su relación con el estado de salud. A través del conocimiento del estado nutricio, es posible identificar sujetos en riesgo, de ahí la relevancia de conocer los indicadores antropométricos, bioquímicos, clínicos, y las encuestas alimentarias, dirigido hacia la prevención y la intervención en presencia de enfermedades asociadas al estado nutricio.

LGAC Investigación en Patología Alimentaria

Es necesario considerar que el término patología alimentaria es utilizado para designar todas aquellas enfermedades que se desarrollan por su relación directa con la alimentación. También es pertinente mencionar que su estudio e investigación requiere de una perspectiva multidisciplinaria. En este sentido esta línea de investigación, observa, registra, evalúa, caracteriza, analiza, experimenta y en su caso propone mecanismos de prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades relacionadas con la alimentación. El desarrollo de patologías alimentarias puede en todos los sentidos tener su origen en la adición o sustracción de elementos propios o extraños del alimento, en el mismo sentido el tipo, calidad y cantidad son factores que dan origen a este tipo de enfermedades. La OMS ha señalado insistentemente la gravedad de la existencia de alimentos contaminados, o en su defecto, modificados en sus propiedades, lo que ha dado origen a diversas patologías. Esto se ha convertido en un grave problema de salud pública acompañado del deterioro de la salud de miles de personas en el mundo. Adicionalmente, la OMS describe que esta situación de baja inocuidad alimentaria está relacionada con la falta de seguridad alimentaria en el mundo. La problemática mundial descrita demanda necesariamente de una visión global que permita modificar la situación actual de las patologías alimentarias. Así, el sentido multidisciplinario de esta línea de investigación permite abordar el estudio de una patología en particular, evaluando sus aspectos de heredabilidad, nutri-genómica, fisiopatología, desarrollo metabólico y nutricio, así como de manera particular su expresión conductual, psicopatología y sus efectos sociales y antropológicos. Esta perspectiva multidisciplinaria permitirá caracterizar de una manera más adecuada las patologías relacionadas con la alimentación y probablemente en consecuencia un tratamiento más adecuado de cada una de ellas. Sin agotar las posibilidades, las patologías que esta línea de investigación puede estudiar son: obesidad, hipercolesterolemia, hipertensión, anemia, estreñimiento, cálculos renales, diabetes, enfermedades infecciosas (úlceras, gastroenteritis, caries, salmonelosis, parotiditis, gingivitis, hepatitis), anorexia, bulimia, desnutrición, cáncer, Alzheimer y otras demencias, entre otras.